miércoles, 7 de julio de 2010

PARANÁ

La noche nos recibe llena de alegrías mientras Jaimo, nuestro anfitrión, nos cuenta sobre sus luchas y sueños, sueños cargados de esperanzas donde plantea un mundo distinto, más solidario y unido. Es emocionante escuchar a un hombre hablar con tanta pasión. Deja un mensaje claro, “a no bajar los brazos, muchachos”.

Nos vamos emborrachando a medida que desenredamos el ovillo de lana de todo lo vivido el fin de semana. Conversamos sobre nuestros anhelos, dejamos fluir la charla de un tema a otro. Recordamos la tarde y la belleza del río, los pequeños pescadores lanzando esperanzados sus tanzas, la pena del viejo marino repleta de comensales, la soleada mañana del partido de fútbol y las abuelas en el café disfrutando la calma de la cual me enamoré. Paraná es así, te mata con su humedad y te resucita después de conocerla.

Continúa la charla. Ahora Jaimo nos escucha haciendo esfuerzos para no dormirse mientras nosotros confesamos estar eternamente agradecidos por la invitación y por haber conocido a tan grandes referentes del humor y la vida, gente de todo el país que nos trató como hermanos.

Nos despedimos con el compromiso de invitar a toda el plantel a visitar nuestro hogar y de retomar con más fuerza nuestros proyectos. De a poco las palabras se diluyen por el sueño y en mi cabeza resuena la voz de un viejo poeta chileno, “la vida es sólo lo que se hace”.

Partimos hacia la terminal y a lo lejos vemos como el micro nos parpadea con sus luces. No queda más que volver. En casa nos espera la lucha cotidiana y los brazos de la gente que nos extrañó. Pero no volvemos de cualquier forma, este regreso viene cargado de enseñanzas.

Gracias.


EL LIBRITO

1 Opiniones:

Jaimo dijo...

Buenísimo! Genial la peli! jajaj. Genios totales! Jaimo

Free Counter and Web Stats